im

10 de enero de 2014

Una forma diferente de ver la música -- Reflexión sobre las formaciones musicales cofrades.


Desde hace tiempo, tenía pensado dedicar una entrada al mundo de las formaciones musicales cofrades.

El motivo de hablar de estas formaciones, es porque pienso que en estas bandas se ofrecen algunas premisas ,que por ejemplo en formaciones académicas, no están tan claras.

Las formaciones musicales cofrades, se dividen principalmente en: Agrupaciones Musicales y Cornetas y Tambores. Estas bandas están formadas principalmente por músicos sin formación académica, la mayoría de ellos con un trabajo totalmente apartado de la música.
Suelen estar al cargo de la dirección musical de estas formaciones, personas con un nivel básico de solfeo, capaces de hacer arreglos básicos de las marchas a interpretar y que se ajusten a la plantilla de su banda, y que generalmente suele tocar un instrumento aceptablemente, dentro de sus posibilidades.

Pues bien, aparentemente y después de haber hecho un flaco favor a estas bandas musicales, con mi comentario anterior, nos podemos preguntar: ¿Qué premisas van a ofrecer este tipo de formaciones?

Está claro que no nos pueden ofrecer una enseñanza de calidad, puesto que en la mayoría de los casos, pocos músicos saben leer una partitura, les cuesta sacar buen sonido a su trompeta o corneta, utilizan un vibrato un poco especial, ... PERO:

1º Enseñan, que si no se estudia, no te darán el solo de X marcha de procesión.
2º Enseñan, que da igual que estés trabajando todo el día en tu trabajo, porque a las 21h tienes ensayo de tu banda.
3º Enseñan, que si se quiere tocar en la banda, tiene que haber sacrificio.
4º Enseñan, que con trabajo es como se consiguen las cosas. (Si se trabaja y la banda suena bien, en muchos casos, estos músicos no tendrán que tocar en la calle, y se podrán pagar un alquiler de una nave industrial).
5º Enseñan, que a veces uno se puede considerar músico, debido a la pasión que puede sentir hacía la música.
6º Enseñan, que si algo te gusta, lucha por ello y ve a muerte por ese objetivo.

Es una forma diferente de ver la música, aunque ¿no debería ser la forma más habitual?

No se si estáis conmigo, pero esto ¿se enseña en los conservatorios? Y si se intenta enseñar ¿se lleva a cabo luego por nuestros músicos con formación académica?

Pienso que los músicos que nos queremos dedicar a esto de la música, nos centramos mucho en que el objetivo es conseguir un puesto de trabajo, ya sea de Profesor de Conservatorio, Profesor de Instituto, una plaza en una Orquesta sinfónica, Banda Municipal, ... y olvidamos que hemos elegido para que esté con nosotros, uno de los mayores placeres de la vida, la música, y que a veces olvidamos que la música está para disfrutar de ella o con ella y que a raíz de la relación que tengamos con ella, podamos ser felices, tanto escuchándola, interpretándola, componiéndola, ...

Creo que muchos de nosotros en algún momento hemos caído en el error de concebir la música como un futuro trabajo, una fuente de ingresos, ... y hemos olvidado que a raíz de la música se pueden conocer a grandes amigos, se puede llorar, se te pueden poner los pelos de "gallina", puedes imaginar momentos agradables de tu vida o no tan buenos, ... Estoy seguro de que si somos felices haciendo música, interpretando música , ... conseguiremos nuestras futuras metas para con ella.

Pues bien señores, gracias a que desde hace poco colaboro con una Agrupación Musical Cofrade (Agrupación Musical "La Columna" de Baeza), me he dado cuenta de que esta gente no quiere percibir ningún dinero a cambio de su implicación y trabajo por la banda, tocan por el amor a este género musical o por devoción al Cristo Titular de su Hermandad, ensayan para hacer que donde vaya su banda haga un buen papel y poder comentar con los distintos componentes de otras bandas, ...

Las bandas que se nutren de músicos de conservatorio ¿tienen esta implicación y trabajo por su banda? ¿O, en la mayoría de las veces acudimos sin ganas o por compromiso o simplemente es es un bolo? (No es mi intención generalizar, puesto que hay bandas con músicos de conservatorio, en las que sí hay mucha implicación, trabajo y amor por la música). ¿Estos músicos se quejan al director, por no poner más ensayos? ¿Estos músicos pagan por ver a la banda "oponente" en algún certamen, aún siendo fuera de tu ciudad, con el coste que ello supone? ...

Con esta entrada quiero reivindicar que en estas bandas también se pueden aprender muchas cosas, y que no deben ser criticadas por los músicos que tienen la suerte (o no) de pertenecer al conservatorio de turno.


Hace unos días estuve hablando con mi amigo y compañero Joselu Casas Castillo (bombardinista), el cuál estudia en el Conservatorio Superior de Jaén, y está al cargo de la Agrupación Musical "Lagrimas de María" de Mancha Real.
Ambos coincidimos en que gracias al cargo de Director o colaborador de estas bandas, hemos recordado nuestros comienzos, las ganas de tocar, la ilusión por mejorar, la pasión por la música, ...

Estoy convencido de que el primer requisito que hay que tener para ser músico, es tener PASIÓN  por la música.

Palabras de Joselu Casas Castillo:

"Yo aprecio cualquier tipo de música y a cualquier músico, porque de cualquiera se aprende, aunque seamos nosotros los que aspiremos a ser profesionales de la música, de ellos (músicos de formaciones musicales) se pueden aprender muchas cosas, y no necesariamente se tiene que aprender de los músicos que tienen una buena técnica con su instrumento o saben mucho de armonía. Te dan ganas de seguir hacia adelante, gracias a su implicación y a sus ganas por hacer música".









2 comentarios:

  1. Lo importante es sin duda pasión por la música, pero hay que reconocer que si alguien se ha molestado y se ha sacrifcado por querer ser mejor músico quienes somos demás para tildarlo de traidor o mercenario. La música hay que cultivarla, escribirla y grabarla para la posteridad. Yo estudie fresador y para mi es tan bonito o más que músico y nunca he tenido esa suerte de trabajar en ello en este puerco país pero si lo consiguiera no sería lo mismo pues las exigencias son distintas al aficionado como al profesional. A lo mejor no nos gustaría tanto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ángel, muchas gracias por compartir tu opinón.

    Llevas mucha razón, y aunque no ha sido mi intención generalizar, sí que es verdad que lo que hablo en esta entrada, es en un alto porcentaje, lo que me suelo encontrar por mi zona.

    Está claro que no se debe de señalar o juzgar a alguien que a través de su arte intenta ganarse la vida. Pero, quizá es que yo no veo a la música como un mero trabajo, y a pesar del socavón en el que estamos inmersos, intento mantener esa chispa que me hace disfrutar de la música. El hecho de tener que llevar una cantidad económica fija al mes a casa, creo que no debe influir en esas ganas de tocar , en bello que se eriza cuando escuchas tal o cual fragmento, ...
    ¿Es un trabajo o profesión, el ser musico? Mi respuesta es, si. Pero¿deberíamos olvidar o dejar de lado esa pasión por lo que haces?

    Saludos Ángel.

    ResponderEliminar